sábado, 7 de marzo de 2009

Tribulaciones en hora libre



El rugido de las hojas arrugadas, el fluir de los folios, y el murmullo incipiente de pequeños cuchicheos que no cesa en la clase. Aún así, todo está en silencio. Hora libre, trabajar es la orden del momento. Pero quién quiere trabajar a las doce de la mañana de un día lluvioso. La respuesta es obvia. Se me antoja escabullirme, adentrarme en otro mundo, pero no se me ocurre nada. Entonces decido escribir, y comienzo a soñar. Me deslizo entre los silenciosos trazos de mi lápiz, redactando sin tan solo pensar. El murmullo ha cesado, y todos dormitan sobre sus pupitres fingiendo trabajar. Mi compañero de al lado, alza la cabeza y mira con curiosidad que escribo. No es mi amigo, ni siquiera me cae bien, le despacho y me cubro con el brazo.
La profesora vigila ávidamente cual centinela de piedra clavado en el suelo. No aparta la vista de nosotros ni un segundo. Miro por la ventana y observo. Veo el cielo, triste y gris, que no cesa de llorar con una melancólica y penetrante humedad. El frío se escurre bajo la ventana. Me cala los huesos.
Me acuerdo de mi piano, ¿estará bien? Respondiendo a mi pensamiento, ha llegado mágicamente a mi pupitre. Ahora toco una pequeña melodía, que tan solo yo puedo escuchar y desfrutar.
Estoy empezando a odiar esta clase. Es tan seca, distante y poco acogedora que desearía estar en cualquier otro lugar. Cómo se nota que no están mis amigos. Con ellos no me importa estar aquí, pero ellos están en ciencias. Yo elegí letras, ¿y acaso lo dudabas?, estás leyendo esto.
El pequeño “mini nazi” de cabeza rapada que tengo al lado, vuelve a la carga. Me achaca escribir un diario mientras se ríe. En su propia ignorancia, se cree muy masculino por no dejar de hacer cosas tales como flatulencias y eructos. Al final me da incluso lástima.
-¿Qué escribes?- me pregunta con sarcástico tono de interés.
-Memorias de una mesa.- le respondo intentando ser lo más arisco posible.
-¿Por qué no me lo puedes decir?- me pregunta casi molesto.
-Es que no te lo voy a decir a ti.- Se calla unos segundo pensando su respuesta.
-Oh, qué mayor...
Su tono de superioridad es fácilmente detectable, así que desisto de hablar con él, al fin y al cabo, tampoco se podría hablar de mucho.
Leo de arriba abajo esto que he escrito. No es mi redacción más brillante, de hecho, la considero mediocre. Este mal tiempo no me inspira demasiado.

1 shakes:

Assur on 9 de marzo de 2009, 1:44 dijo...

el texto es bastante expresivo ... espero que no este basado en echos reales

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Based on a work at shakingminds.blogspot.com.
 

TRANSLATE FEELINGS IN WORDS Copyright © 2008 Black Brown Art Template by Ipiet's Blogger Template